hasta siempre, Arturo Corcuera

Managua, 1979  (imitación de Galeano)

Rosina Valcárcel

Publicado: 2017-08-13

Tembló la vasta sombra azul  El hombre se va Tembló su vuelo perpetuo La mujer se va  Tembló la tierra La suerte viene Los compañeros sandinistas también Se encargan de siete pueblos, entre ellos León y Masaya En Masaya, que en lengua india simboliza la Ciudad que arde, el pueblo, instruido en pirotecnia, muda los tubos de agua en cañones de morteros y también concibe la bomba de contacto, sin mecha, que estalla al golpear. En medio del tiroteo transitan las viejecitas cargando grandes bolsas llenas de bombas, y las andan distribuyendo como quien comparte pan.

Ya viene el hambre por la senda Mientras Somoza aguarda un préstamo de 65 millones de dólares, que cuenta con el visto bueno del FMI, en toda Nicaragua se pelea árbol por árbol y casa por casa. Cubiertos tras pañuelos coloridos o caretas, los muchachos embisten con machetes o fusiles o piedras o palos o lo que venga; y si el fusil no es real el juguete vale para estremecer el volcán magenta y los puentes sobre el lago neblinoso. Ya el hambre se va

Dianas claras que filtran en el éter de seda roja.


Rosina Valcárcel


(Lima, 22 de mayo - 13 de agosto de 2017)

Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton