quiere algo sostenible

Arturo, Ros, Gustavo, Marcos Ana, Viole, Winston, Milena.

Arturo Corcuera, San Marcos, mi familia y yo

Rosina Valcárcel 

Publicado: 2017-11-07

Jueves, 8 de mayo de 1958: Mediaba un atardecer esmeralda, hora del lonche cuando asomó un atractivo y simpático grupo de poetas y rebeldes: Javier Heraud, Arturo Corcuera, César Calvo, Reynaldo Naranjo, Pedro Gori, Héctor Béjar, entre otros. Disfrutaron del café, los panes con aceitunas, los chancays con mantequilla y la plática extensa. Padre, Gustavo Valcárcel, era el centro de la reunión. Mientras Violeta, la anfitriona, cálida atendía. Uno de los temas urgentes que trataron fue la manifestación de rechazo por la visita del vicepresidente EE. UU. Richard Nixon al Perú. Cómo impedir que ingresara al claustro de San Marcos. Se dieron cita en el Café El Blanco del jirón Azángaro. Efectivamente, lograron el objetivo y Nixon fue apedreado en el Parque Universitario de Lima. Arturo tenía veintidós años. Yo cumplía once mayos.

El 16 de mayo de 1961, frente a la iglesia de San Francisco, se origina una gresca entre simpatizantes de la Revolución Cubana: los poetas Corcuera, Heraud, los intelectuales Max Hernández , Carlos Franco, Adriana Palomino, César Franco (entre otros), y desterrados anticastristas después de que estos últimos organizaran una misa. Hubo varios detenidos.

El 15 de mayo de 1963, abriéndonos su noble corazón para grabar en él la convicción en nuestro destino, la tarea de defender el continente que amanece, cae abaleado el poeta Javier Heraud, al lado de Alaín Elías, su compañero del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Días después en la Casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos se realiza un velatorio simbólico. Yo cursaba quinto de Secundaria y pido a mis padres asistir a tal rito. Aquel grupo, Tomás Escajadillo O ‘Connor y otros escritores y estudiantes, vestían un luto riguroso y la mayoría lloraba sin cesar. Me conmovieron César y Arturo, quien ese año finaliza sus estudios de Literatura en la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos, en Lima. Publica Noé delirante (1963). Obtiene el Premio Nacional de Poesía “José Santos Chocano”

Alberto Hidalgo aprecia la creación de los poetas de la generación del ‘60, principalmente la de los contestatarios como Arturo, Juan Cristóbal, aunque decía: Estos poetas tienen algo de Vallejo y de Hidalgo*. También la valoran Romualdo, Gustavo Valcárcel, Paco Bendezú, Juan Gonzalo Rose.

En 1964 leo con emoción un poema de Arturo en la revista Piélago (UNMSM), edición maravillosa, a mimeógrafo, a cargo de Hildebrando Pérez Grande.

Desde 1967, a su vuelta de España, cultivamos una amistad intermitente. En la infancia el mar fue su abuelo, de cabellera y barba plateada y quien le obsequiaba atardeceres, sirenas, algas y gaviotas. Él le enseñó a silbar y a sublevarse. Con cierta cautela y tranquilidad a menudo Arturo se mueve como los gatos, Tiene los cabellos al viento y la cabeza en las nubes. Arturo es uno de los hombres más distraídos que he conocido. Y, a la vez, es un ser que da la sensación de que con solo chasquear los dedos son capaces de alterar el rumbo de las órbitas celestes. Es un enamorado indeleble. A veces se embriaga con placer y su lujuria, reforzada por su ego, lo empuja a tentar algunos asedios. De las nubes cae a las oquedades. De las oquedades cae a los brazos de Dulcinea. Parece que estuviera siempre solo como un fantasma, incluso antes de nacer mientras buscaba un planeta donde vivir, en el instante que crea y cuando cierra los ojos. Oscila entre la imaginación, el ingenio y el talento. Entonces compone versos originales que nos aturden, fustigan o enternecen. Para Arturo «La poesía es un fuego de palabras». Las Sirenas y las estaciones (1976), es uno de los libros que me agradan y recuerdo.

Hemos compartido experiencias diversas donde hubo gran humor, camaradería, otras que acabaron en broncas. En Madrid a fines de noviembre de 1984, coincidimos en casa de José Manuel Gutiérrez Sousa (Krufú Orifús): Arturo, Winston Orrillo, Víctor Escalante y esta peregrina. Propuse visitar a los legendarios militantes líderes del PC de España: La Pasionaria y el vate Marcos Ana. Creyeron que era tarea muy difícil, pero se logró para sorpresa y alegría de todos los incautos.

El trujillano en su casa de Santa Inés, Chaclacayo, ha reunido a múltiples escritores, artistas, revolucionarios, ahí han confluido diversas generaciones de América Latina presididos, en una ocasión, por la joven periodista Ángela Ramos y las muchachas en flor Odette Amaranta, Rosamar, Milena Carranza, Nadiana, Anita…

Durante tres años fuimos miembros del jurado en los concurso de poesía convocados por el Colegio Médico de Lima. Hay inolvidables anécdotas graciosas que muestran el sentido del humor, el ingenio, la chispa y la agilidad mental de Arturo. Casi siempre coincidíamos.

En la edición de Noé delirante que lanzara Walter Noceda, está la obra Noé delirante (1997) creación del artista plástico Carlos Ostolaza, que enternece, emociona por lo onírico, el lirismo surrealista, la frescura y originalidad que expresa. El autor del libro famoso le autografió esta dedicatoria: “A Carlos Ostolaza, mi pintor de cabecera. Agradecido por su Noé más delirante que el mío. Afectuosamente, Arturo, Mayo, 2001”.

A menudo lo percibí solidario y generoso. En los años 90 en la defensa de Danilo Quijano. Incluso en los últimos años. Entre otros gestos progresistas, ejemplo el apoyo prestado a la poeta Melissa Patiño, enviándole una misiva poética y firme. O donaciones de libros para detenidos políticos como Víctor Polay Campos. Defensa de los derechos humanos de los pueblos hermanos Cuba, Nicaragua, Venezuela bolivariana., entre otros.

En septiembre del año 2016 Francisco Adrianzén, Eduardo Arroyo y esta peregrina, grabamos poemas de Arturo en su morada llena de aves, su voz amiga se podrá escuchar en breve.

Nicaragua dio laurel a Arturo Corcuera la mañana del 25 de mayo de 2017. Nuestro querido poeta Arturo fue honrado con la medalla de la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío, otorgado por Nicaragua.

Arturo ha confesado sentirse: La visión de Noé a bordo del Arca en medio del diluvio. El Viejo Amador hoy rememora tiempos de gozos y quebrantos.

El reconocido Ricardo Palma escribió que la gloria de los genios se alcanza con la muerte. La gloria de los grandes hombres se alcanza con su obra y su ética. Arturo Corcuera ha obtenido laureles que lo han distinguido en vida, como poeta y como hombre, para honor de sus amigos y de la patria libre que avizoramos.

"Los Amantes"

Mientras caminas

por bosques y parques

sólo por besar tus pies

el otoño desnuda sus árboles

sólo por besar tus pies.

El te ama como yo

con ojos infinitos

y como yo

también quisiera

desnudarte de otoño.

Nosotros los amantes

sobre nosotros

la lluvia y el amor

la lluvia sin cesar

sin cesar el amor

sobre nosotros

la lluvia que como el amor

humedece a los amantes.

(Arturo Corcuera)

LAS PUERTAS Y LAS PENAS

Puertas que van a dar al mar o al amar, puertas por donde se ingresa inexorablemente al olvido, puertas como ganzúas, puertas abiertas al vértigo de las pesadillas, puertas en abandono, enmohecidas, pesarosas, aguardando el día de la demolición, puertas en espera de la llave que jamás las ha de abrir, puertas por donde huyen, estrellas y leones, puertas como labios incitando al peligro, puertas coronadas de enredaderas y silencio, puertas de una sola hoja, en medio de la agonía del otoño, puertas tapiadas con piedras y fantasmas, puertas abatidas que ardieron vivas y sobrevivieron al incendio, puertas pintarrajeadas como las mujeres de la noche, puertas que conducen a ninguna puerta, puertas que enloquecen a quienes las trasponen, puertas sin centinelas, sin historia, a tientas, sin el ojo de la cerradura, puertas enfermas, contagiadas de los descalabros irreparables del amor, puertas sin dinteles, ni ventanas clausuradas en soledad como los párpados, los monasterios o las lápidas, puertas infinitas como túneles de rápidos espejos, puertas que enmudecieron para siempre como los torturados.

EL HEREJE

Nadie podrá convencerme

que el tren

no es larva de mariposa

que el avión no tiene plumas

que el mar no bebe cerveza

que la luz no es una flor

Lima 7 de noviembre de 2017

C/f: R.V. --Revista Martín. Edición N° 25, Universidad San Martín de Porres, 2012, a los 60 años de la publicación de su primer libro Cantoral.

-- Publicada: Blog lamula.pe 2017-08-20.


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton