las cosas claras, señor presidente

Picasso

FLORES CARMESÍES   / rosina valcárcel

(a Henri et Nan)

Publicado: 2018-06-13

Alguien ha pensado freír 4 huevos 

Y con la paciencia oriental me da la mano

Alguien ha lavado las tazas con el sonido de la seda

Y las puso a secar.

Antes muestro las flores de Roland para el lonche; ahí

En el balcón oculto sobre un plato blanco.

Los surcos de nuestras vidas detrás de la puerta

son traídos a la mesa de madera.

Los panes tibios huelen a hogar

El libro de Giovanna nos mira y gira navegando

a lo alto y fuera, mientras el frío

corea, corea su balada de pájaro azul metálico.

Esos brazos sobre la mesa curan heridas

Las manos hurgan cruzan sueños

por la tarde como golpes presionas el café

llamándonos runas.

La selva eres ¿y nosotros?

Las pequeñas militantes

La casaca es la que te defiende, querida Nan

Estallidos y tormenta desde las zarzas

hasta las rodillas, el meteoro se echa afuera.

Dos manos tibias en las tazas

poniendo amistad dentro de ellas,

quien está arreglado para el lonche

deslizando sus ojos hacia la calle.

La luz del consejero germina en la rejilla

El libro se curva como un trapo

Los cuadros de Zorba muestran la desnudez

Otras alas vuelan hacia los guijarros

El amor arrincona nuestra infancia.



Lima, 13 junio 2018, 8: 12 de la noche


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton