se fue con Komplicidad

Pablo Picasso: Fauno descubriendo a una mujer

Rosina Valcárcel X Carlos Alberto Ostolaza I

Acercamiento a Alquimia y fuego de Giovanna Minardi

Publicado: 2018-07-12

Acercamiento a Alquimia y fuego de Giovanna Minardi. Antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel (Editorial Horizonte, Lima, mayo 2018).

I

En el primer piso del café-bar Wony del centro de Lima tuve la suerte de conocer a Rosina a principios de los años 70. Era fugaz, esquiva, traté de cortejarla para ablandar el escudo que la cubría, pero al inicio ni mis dibujos lo lograron. Solo una vez, con sus botas largas verde olivo, se sentó 10 minutos en mi mesa del segundo piso. Y así me venció y se llevó un dibujo de un rostro oscuro-máscara sepia café. No la volví a ver durante tiempo extenso. Hasta que un atardecer en un cine-club de Lima tropezamos para ver un clásico hermoso quizá de Buñuel, cuyo título olvidé.

Décadas después el azar, ¿el destino?, nos reunió el segundo semestre del año 1995. Entre ausencias, exposiciones, recitales, nos fuimos acercando. Fuego lento, fuego de amistad, fuego exaltado, fuego de arte, fuego de amor, fuego de vida. He seguido con atención sus libros de poesía desde la gran obra Loca como las aves (Arteidea, 1995), hasta Versos para colgar en la pared (Lima, Horizonte, marzo 2016). A fines de 1995 me inspiré y perfilé el texto “La barca búho de la vida/ Una mujer que respira hace siglos” que editó El Popular entonces, y que Giovanna Minardi ha tenido a bien incluir en su antología, Alquimia y fuego. Antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel (Editorial Horizonte, Lima, mayo 2018).

¿Por qué tuvo que ser una investigadora italiana quien navegue hasta el Perú y se interese en compilar la obra poética de Rosina Valcárcel, para poder seleccionar los textos acabados y presentarlos. ¿Por qué no fue alguien de nuestro continente o del Perú?

Rosina escribe desde la noche al alba sus propios sueños. Y el año 1991 el llamado azar confabuló el encuentro entre la autora y la investigadora. Años después nace Alquimia y fuego, la antología que Giovanna Minardi (Italia) conspiró durante un generoso tiempo específico en torno de la crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel (Horizonte, 2018).

Sin embargo, no es tarea simple leer el trabajo. Inicialmente he elegido las Secciones Entrevistas y los Textos secretos de Rosina Valcárcel en tanto me han cautivado. Pues Rosina escritora-poeta-amiga, es una suerte de maga-torbellino, apta para relacionar con luz e ingenio los argumentos más complejos frente a las entrevistas. A veces la poeta se toma su espacio para contestar, examina cada interrogación, la desmenuza, ahonda y vuelve a principiar con un giro de molino sobre cada estación o noción. Tiene su ritmo singular y perseguirlo puede ser un reto. Otras resulta la velocidad de un rayo para responder. Finalmente, hay instantes que monologa con objetividad y cierta lentitud, necesarias.

La primera parte de la antología la inician los Textos Generales, aquí principalmente fluyen hipótesis sugerentes del maestro Manuel Jesús Baquerizo (Huancayo), de los peruanistas Modesta Suárez y Roland Forgues (Francia), de los poetas del 60 como Juan Cristóbal, de los del 70 como Jorge Nájar, Gloria Mendoza Borda y Eduardo Arroyo. El horazeriano Nájar, en particular, hace gala de su comprensión, hondura y conocimiento integral de la poesía de Rosina. Y, se compromete lanzando planteamientos novedosos que aportan, sin duda.

Después de la escritora Gladys Basagoitia (Lima-Italia), primera amiga mujer poeta en preocuparse por la creación de Rosina, es Gloria Mendoza Borda (Puno), quien se aventura a investigar y difundir diversos aspectos de la poética de Valcárcel.

Jesús Cabel es el vate pionero en interesarse en la problemática de las poetas mujeres de los 70, donde Rosina juega un papel importante.

Eduardo Arroyo Laguna, escritor miembro de la generación del 68, con solvencia académica desarrolla el proceso poético de RV, y su proyección.

Willy Gómez Migliario, el más joven, da su contribución sobre la poesía de RV: “memoria corta, captura una inyección letal de emociones, un mapa modificable, pero sin lugar a dudas, un campo de interacción cuyas dimensiones podemos alcanzar por su claridad y la extensa similitud con nuestra voz de esperanzas”. (p.63)

Elena Zurrón Rodríguez (España), se aproxima a la obra poética de RV.,

se nutre de los trabajos de Juan Cristóbal y bebe de otras fuentes.

Los amigos Charo Arroyo y Marco Tulio Rotondo dan breves testimonios, cálidos esbozan a Rosina la mujer comprometida, la educadora, la poeta. La mirada de una poeta, no es igual a la del resto, ellas ven desde una dimensión formidable, creando la realidad como drama, suspenso, delirio, ironía o humor.


Lima, 2 de la tarde del 12 de julio del año 2018.


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton