¿Hasta cuándo?

rOSINA POR lUCÍA aRELLANO

ROSINA VALCÁRCEL X CARLOS OSTOLAZA III

Sendas del bosque en ALQUIMIA Y FUEGO

Publicado: 2018-07-20

¡Rosina no fue Miss Perú, ni una millonaria vana, felizmente! Ella fue una pálida muchacha sanmarquina inquieta y es una escritora increíble, a menudo distraída, a veces, cruda, otras, comprometida, otras nostálgica y por las mañanas lúcida.  

En la obra de la americanista italiana Giovanna Minardi: Alquimia y Fuego, antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel (Editorial Horizonte, Lima 2018), hay otros capítulos que dan cuenta de sus libros de poesía específicamente. El capítulo 3: se llama “Sobre Sendas del Bosque”. La mayoría sabemos que fue La Editorial La Rama Florida a cargo del fino poeta Javier Sologuren quien lanzó este libro extraño.

Aquí a propósito del libro originario Esther Castañeda “Entre la soledad y el amor”, la catedrática sanmarquina afirma: El texto se presenta como un discurso poético que transmite emociones enyugadas en la percepción que la autora tiene de la vida y de la sociedad. Posee un carácter eminentemente lírico. A lo largo de los 25 poemas que conforman Sendas del bosque el hablante lírico aparece bajo la forma de dos voces portadoras ambas de la perspectiva de una enunciación, una explícita que personaliza a la poeta, otra implícita y distante. Por un lado la emotividad plena, por otro la racionalidad, que con imágenes y metáforas intensifican la riqueza alusiva de la primera parte o con un discreto acercamiento al coloquialismo. (p.189)

Diana Miloslavich Túpac, feminista y cómplice de Rosina en varias aventuras, puede decir que con Sendas del bosque irrumpe una voz nueva y precoz en la poesía peruana. (p.190). Para Miloslavich: Sendas del bosque, es una canción de iniciación, una suerte de adelanto de los libros Una mujer canta en medio del caos, de Paseo de sonámbula…Y como la alondra, precursora del alba, Sendas, es precursora de todo el trabajo poético de Rosina…(p.192)

Hildebrando Pérez Grande, el primer poeta de la generación del 60 que ve a Rosina vestida con traje escolar y quien la acogerá luego el año 1964 en la universidad de San Marcos en la revista Piélago, escribe: Cada poema de Rosina es un relámpago que nos conmueve o deslumbra. Por eso es que cada vez que nos aproximamos a un libro suyo, con cierto sobresalto no sabemos si nos reconciliará con la vida o nos dejará al borde de un estremecido silencio. En verdad su escritura es una senda que nos lleva al bosque de lo inefable. (p.193).

Rosina va alcanzando la gloria y nos honra.



Lima, 20 de julio de 2018


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton