desde este momento, no más hermanitos

Good bye, lENIN!

Good Bye, Lenin! / Rosina Valcárcel

Publicado: 2018-10-06

Good Bye, Lenin! / Rosina Valcárcel 

• Es un filme alemán del año 2003, cuyo director es Wolfgang Becker (Renania del Norte (Alemania), 1954). El reparto envuelve a Daniel Brühl (Barcelona), Katrin Sass, y Chulpan Khamatova. El conjunto de las escenas fueron concebidas en la Karl-Marx-Allee en Berlín y en torno a de las Plattenbauten junto de la Alexanderplatz. El guion está escrito por el propio director en colaboración con el debutante Bernd Lichtenberg. Obtuvo seis premios importantes. Género: Drama y comedia

Resumen

Octubre de 1989 no era el mejor momento para ingresar a un estado de coma coexistiendo en la República Democrática Alemana, y eso es justamente lo que le sucede a la madre de Alexander Kerner (Daniel Brühl), Christiane, una mujer muy orgullosa de sus ideales y opiniones socialistas e integrante del Partido Socialista Unificado de Alemania. Entregada a la política tras la ausencia y evasión de su marido a Alemania Occidental, pierde el conocimiento al ver a su hijo metido en motines a raíz de una manifestación en contra de Erich Honecker, con la política del Estado que tanto admira.

Alex se ve cercado en una complicada situación cuando su madre sale del coma ocho meses más tarde. ¿Qué hecho podría afectar tanto a su madre como la caída del Muro de Berlín y el éxito del capitalismo en su amada Alemania Oriental?, y ya avisado por el galeno de resignarse y dejarla en reposo y sin mayores desazones, para impedir un posible retroceso, encubrirá a su madre lo ocurrido mientras ella no estaba sana: el Muro de Berlín ha sido derrocado y la reunificación alemana se ha realizado bajo el caudillaje de la capitalista Alemania Occidental. Para ello Alex, con asistencia de su amigo Denis (candidato a cineasta de Berlín Occidental), ensamblará una serie de telediarios simulados, en los que trazará su propia historia del país.

Por ello, para proteger a su madre, Alex cambia el departamento de la familia en un islote enganchado en el pasado, una suerte de último baluarte del socialismo en el que su mamá sobrevive creyendo que no se ha alterado el pasado. Lo que principia como una quimera compasiva se transforma en un gran fraude cuando la hermana de Alex y unos vecinos se comisionan de amparar el drama para que la madre de Alex continúe creyendo que todo seguía igual. Una de ellas es Lara, una enfermera soviética de quien Alex se enamora durante el letargo de su madre.

Ciertos hechos hacen vacilar a Christiane sobre lo sucedido: descubre que frente a su ventana se extiende un gran cartel promotor de Coca Cola y prontamente ve que una estatua de Lenin es transpuesta de su plataforma. Apenas logra prorrumpir en las calles, Cristiane descubre que sus vecinos han adquirido muebles nuevos y que no utilizan el mobiliario típico de la RDA, por lo cual Alex debe fantasear otras farsas para evitar un tormento a su madre. Para relajar a la familia, Alex lleva a Christiane, a su hermana y al novio de ésta a dar un paseo campestre, donde Alex se pone al corriente que su padre, Robert, trató de huir a Alemania Occidental con toda su familia en 1978 pero que Christiane temió perder a sus hijos si el plan fracasaba, por lo cual a último instante declinó y no siguió a su esposo, de lo cual se lamentó después. En seguida Christiane soporta otro infarto y es hospitalizasa, contexto que beneficia Alex para falsear otro telediario: en esta fecha persuade a Sigmund Jähn (primer astronauta germano-oriental) a quien descubre laborando como taxista, para que se haga pasar por el nuevo "Presidente de la RDA" y con su disertación proclame "la necesidad de unirse con Alemania Occidental" y así poner fin de modo blando a las ficciones creadas para defender a Christiane.

Empero, durante su estancia en el hospital, Lara le revela a Christiane todos los cambios políticos de los ocho meses últimos. Previa a su muerte, percibiendo uno de los últimos telediarios falsos de Alex, Christiane es consciente al fin del montaje que su hijo le ha preparado por ternura; arrebatada por el empeño amoroso de Alex en erigir una realidad paralela sólo para no contrariarla, Christiane se niega a correr el velo, y no le dice que ella está al tanto ya de la realidad de las vicisitudes.

Trama paralela

El filme revela la auténtica historia del padre de Alex y el reencuentro con su hijo.

A su vez, la película esboza críticas al socialismo de Estado de la RDA (a la burocracia, al militarismo y ciertas parafernalias), así como al capitalismo implantado en la Alemania Oriental tras la caída del muro. Ubica al personaje principal como un hombre que vacila entre su rebeldía juvenil y sus observaciones del tiempo posterior a la caída del muro: las primeras son forjadas de forma concreta, ejemplo, expresando la violencia ejercida por la policía de la DDR durante las manifestaciones y la veneración, algo ciega, de Christiane por las insignias, símbolos e ideología del sistema; mientras que las segundas se comprueban desde un plano más sarcástico, ejemplo, cuando Alex crea un oxímoron entre el filme pornográfico, que se proyecta en una tienda del lado Oeste de Berlín, y el noción de cultura, además se hace referencia crítica al subempleo y desempleo de la RFA y a las empresas de comida chatarra, particularmente Burger King, cuando la hermana del protagonista renuncia a sus estudios universitarios para trabajar en un establecimiento de hamburguesas.

Algo de la música:

Se presentan canciones conocidas de la RDA. Dos niños, miembros de la Organización de Pioneros Ernst Thälmann, cantan Unsere Heimat (Nuestra Patria). Algunos vecinos de Christiane continúan con Bau Auf! Bau Auf! (¡Construye! ¡Construye!), otro himno de la Juventud Libre Alemana. El último noticiero falso con Sigmund Jähn presenta una entusiasta interpretación del himno nacional de la RDA, Auferstanden aus Ruinen.

Coda personal

Por razones de mi historia familiar, la película me produjo cierto malestar, frustración, decepción, tristeza. Pero como producción me pareció lograda.


Miraflores, Café Rilke, 6 octubre de 2018, 2 p.m.


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en

estrella cristal

la belleza será convulsiva o no será | a. breton